Maldekstra Kolono
Informa bulteno internacia pri lukto kontraû la faŝismo

Transparencia o barbarie

22.06.2011

Hace ya ocho años que el gobierno se comprometió a elaborar una Ley de la Transparencia y Acceso a la Información Pública. El año pasado, seis años más tarde, el mismo gobierno decidió enterrar el borrador que estaba en marcha por considerarlo una cuestión no prioritaria.

En mi pueblo, sin ir más lejos, nadie tiene claro lo que cobran los concejales, no podemos ver los contratos de las adjudicaciones por concurso público y ni siquiera tenemos un acceso sencillo a los presupuestos municipales. Y digo "sencillo" porque la gesta incluye redactar una instancia y acudir físicamente a las dependencias del ayuntamiento en un periodo de quince días anterior a su aprobación definitiva. O al menos así fue hasta el año pasado, cuando la recién creada plataforma Badalona Transparent, la CUP y EUiA pusieron en evidencia al ayuntamiento: horas más tarde de que el gobierno municipal negara a los dos primeros la posibilidad técnica de colgar un archivo pdf que cabía en un lápiz USB, EUiA, que días antes y por primera vez había conseguido los presupuestos en digital, colgó el anhelado documento en su propia web.

Mientras tanto, durante estos años la credibilidad de la clase política ha seguido cayendo al mismo ritmo que crecía el hastío de la población (gráfico extraído de aquí)

Esta mañana me ha llegado un mail con aspecto de hoax (bulo) que afirmaba que Ernest Benach (entre otros políticos en situaciones parecidas) cobraba una pensión de más de 100.000 euros. Benach es uno de los políticos que me cae bien y a los que les presupongo una cierta integridad ética. Por eso le pedí una aclaración directamente por twitter, aclaración que me brindó a los pocos segundos negando la mayor. A los pocos minutos (casualidad) aparecía en una entrevista en la radio explicándolo con algo más de detalle. Con algo más de detalle, pero no con el suficiente. Benach ha dicho que no es cierta la cifra y ha explicado que las funciones de un ex-president del parlament se extienden más allá de su mandato. Aclara un poco el debate, pero deja al ciudadano a medias y no dice cuanto cobra.

No digo que la culpa sea de Benach, no lo sé. Quizás nadie quiere ser el primero en cantar una nómina que, merecida o no, le puede parecer opulenta a la ciudadanía. Pero nos evitaríamos el circo con una ley de accesso a la información que obligue no solo a publicar los sueldos y demás datos relevantes en oscuros BOE a los que el ciudadano medio tiene difícil acceso, sino que obligue a que la información esté a golpe de click, a que la web de la Generalitat tenga un apartado donde pueda ver las leyes impulsadas por cada diputado, su actividad, las comisiones donde está, qué leyes impulsa, el sentido de su voto y una explicación de este, cuánto cobra, y toda aquella información que contribuya a una mayor transparencia y entendimiento de las funciones de los cargos públicos.

En caso contrario seguirán apareciendo rumores, en ocasiones malintencionados, que se extenderán cada vez a mayor velocidad entre una población cada día más interconectada y, sobretodo, más indignada.

 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=H5w4amBIHj4[/youtube]