Maldekstra Kolono
Informa bulteno internacia pri lukto kontraû la faŝismo

Controladores: la narración de la esposa de un controlador

07.12.2010

Lo que viene a continuación es un e-mail que me ha enviado, a raíz del artículo del domingo, alguien que es esposa de un controlador aéreo. Es la narración de estos días desde el punto de vista de la familia de uno de los controladores. Que cada uno decida si esta huelga es sindicalmente legítima, o si hubiera sido mejor hacer una huelga al uso (si es que consiguen pactar unos servícios mínimos por debajo del 100%). Pero para poder opinar con más objetividad es bueno disponer de las dos versiones, algo que los medios no han ofrecido.

El texto está íntegro salvo en un par de cosas. El mail estaba escrito en un estado evidente de nervios y ansiedad, así que he tenido que corregir algunas erratas y signos de puntuación para darle más legibilidad. Las negritas son mías para facilitar la comprensión del esquema temporal. Además he quitado nombres y datos que pudieran servir para identificar a esta persona y a las personas que nombraba en su escrito.

[...] Te voy a explicar la historia de lo que ha sido mi vida en las últimas 48 horas. Eso por no extenderme, porque mi vida del último año ha sido bastante horrible en algunos aspectos. Mi marido, en base a 20 años de amor, dos hijos y una hipoteca, no en base a ningún papel, es controlador aéreo. No responde, ni sus compañeros en general responden, al estereotipo que se ha construido de arrogantes hijos de puta privilegiados. Son unos grandes profesionales, no es nada sencillo ser controlador aéreo, y realizan su trabajo, que no es ninguna broma, con muchísima responsabilidad. Además son gente absolutamente normal, como tú como yo o como cualquiera de tus amigos, hay señoras con moño, pijos, punkis, alternativos, frikis, comunistas (hay hay, créeme), chicas guapas, mamá y papás entregados a sus hijos, chicos guapos y feos (me temo que la belleza casi todo cayó en César), simpáticos, bordes, vaya como el anuncio de coca-cola.

A lo que iba. Mi historia empieza el pasado jueves por la noche cuando me dice mi marido que José Blanco, ese prodigio de inteligencia y finura, ha prometido meterles un puro vía real decreto (así es como se dice ahora vía anal) por no querer saltarse la legalidad vigente de límite de horas que él mismo había diseñado para AENA con tan poquito acierto. Me fui a dormir muerta de miedo y apenas pegué ojo. Los controladores NO pueden hacer huelgas legales, NO pueden porque les meten servicios mínimos superiores incluso a la actividad normal. Me fui a no dormir pensando en las consecuencias, sólo con la ley de seguridad aérea 20 años de cárcel y multas de 200K€, eso sólo con la ley de seguridad aérea.

Este real decreto venía a decir que las bajas NO computan en las horas, o sea que si te pones enfermo lo tienes que recuperar, si tienes la ocurrencia de parir un bebé pues eso tampoco computa y un etcétera inaceptable (aprovecho para contarte también que AENA considera que una controladora que falta porque está pariendo es culpable de absentismo) Esta fue la gota que colmó el vaso que lleva llenándose y de una paciencia que lleva aguantando casi un año... de ahí la reacción. Que ciertamente fue bestia y salvaje eso lo tenemos todo muy claro. Ni por un segundo ni los controladores ni sus familiares cercanos nos hemos olvidado de toda esa gente con las vacaciones estropeadas y tirada en los aeropuertos, ni un momento olvidamos eso. Pero es que también está en juego la seguridad y las animaladas que permite y alienta AENA, aunque la gente se cachondee y le parezca que no es nada... me remito a las declaraciones de un familiar de controlador que decía "claro que a mi hermano le da mucha pena ver a la gente tirada, pero más pena le daría verla colgada de los árboles".

Durante la mañana del viernes la tensión fue terrible, había asambleas permanentes en los centros a la espera del decreto. Mi marido me dijo: "cariño prepárate para lo peor, igual tenemos que venderlo todo y me meten en la cárcel. Ah y por cierto corre al banco y saca todo el dinero que puedas".

Hay quien se piensa que estaban tomando martinis descojonándose de los pasajeros, nada más lejos de la realidad. Se estaban jugando mucho más que un puesto de trabajo, mucho más, se han jugado el trabajo, el patrimonio y la libertad. Así que yo pues ya ves salgo corriendo al banco, y luego en la oficina pensaba ¿pero qué hago yo con toda esta pasta en el bolso? si lo mío no son las pelis de acción sino los balances, esto no está pasando... pero vaya si está pasando, después me llamaba para decirme que no volvía a casa en días, que se echaba al monte como un perro y que no iba a usar su móvil...después que sí que se iba al trabajar y entraba en su turno. Luego que mira estoy currando a ver qué pasa y al final a eso de las cuatro "mira estamos cerrando sectores, esto va a ser la mundial a todos nos tiemblan las piernas, la voz y el pulso", pero con todo ese pánico se liaron la manta a la cabeza.

La tarde fue una locura y por la noche lo hicieron militar, o sea que cambiaban su régimen jurídico y ya le podían juzgar por sedición, desacato o los que les diese la gana al sheriff de Nottingham José Blanco. Mientras los pasajeros tirados, cabreados y todo el mundo queriendo asesinar un controlador, tenía mucho miedo de que mis hijos por la calle soltaran... "pues papá le dice a los aviones por dónde tienen que ir". Son pequeños, qué coño les digo ¿que a su padre les persigue el ministro de Fomento que es más malo que Venom? La tensión ha sido brutal pero brutal, yo he estado sola con eso porque aquí no tenemos familia, aguantando el tipo como podía por mis hijos. Agradecí como aire para respirar el cariño y el interés de algunos de mis compañeros. Mi hermano se quedó tirado sin puente por ejemplo y me pasé esa tarde y parte del día siguiente hablando con amigos tirados en diferentes sitios explicándoles las cosas y diciéndoles que lo sentíamos mucho que sabíamos que era una barbaridad pero que no había quedado otra. A mi marido no lo dejaron salir hasta casi las 23:00 aunque su turno acababa a las 21:30. No obstante a casa no llegó hasta casi las 02:00 porque, eso no ha salido, los propios controladores organizaron retenes y turnos para asegurar que por ejemplo ambulancias aéreas, emergencias médicas trasplantes y similares pudieran volar con seguridad. No me consta que AENA se preocupase ni un poco por organizar esto, destrozado, roto de nervios de angustia, de la presión y de cansancio, sin comer porque en estas circunstancias no eres capaz de comer...yo el viernes no cené y el sábado no fui capaz ni de desayunar ni de comer. Nos fuimos a no dormir porque las cosas eran cada vez peores y a las tres de la mañana recibimos una llamada surrealista de un compañero diciendo que se duchara y se vistiera que a las nueve de la mañana lo vendría a buscar la policía militar a su casa y que sería mejor, por las familias y por ellos estar todos juntos en el punto de concentración. Intentamos descansar otro poco lo cual era misión imposible y ya pues se fué... y me quedé otra vez sola con los niños y la perspectiva de ruina económica, cárcel y pérdida de empleo.

El sábado por la mañana cuando me llamaba la perspectiva seguía siendo horrible, intenté hacer vida normal y salí con los niños. Pues eso que en la tienda iba zombi no sabía ni qué hacía, le compré a la niña unos leotardos de la talla dieciséis y encima la obligué a ponérselos a pesar de sus lloros, estuve a punto de desmayarme en la tienda de la tensión y la angustia. Cuando volví a a casa me llama una muy buena amiga, que es además mujer-compañera de un controlador. Me dice: "han declarado el estado de excepción yo no voy a permitir que se lleven a mi chico y no hacer nada me voy a la puerta del centro de control y me encadeno o lo que sea me es igual que me lleven a mí también". Yo le dije que no, que enseñábamos las tetas o nos desnudábamos o lo que fuera. Ese momento de verdad, estaba deshecha, todo el mundo llamándonos de todo, la catástrofe para mi familia. Justo me llamó otro buen compañero, ya no podía más y me puse a llorar. Él me ofreció su compañía y aunque me daba mucha vergüenza la acepté. Se vino con una amigo suyo a apoyarnos a la puerta del centro... su abrazo no se me va a olvidar en toda mi vida junta, se lo voy a agradecer para siempre, aún estaba más asustada porque había mucha prensa y pensaba que estaban para ver cómo se los llevaban. Los periodistas estaban con tantas ganas de algo ¡que entrevistaron a su amigo! ¿te puedes creer? Al final y en medio de una gran confusión parece que tuvieron que recular, o eso les pidió el presidente del sindicato. Pero es que pensamos que lo sometieron a tortura psicológica, ya sé que esto te perecerá increíble pero yo ya me lo creo todo. El hombre, Camilo Cela, salió de Torrejón en perfecto estado y volvió deshecho, en un estado lamentable y hablando como un autómata... no era la misma persona que se había ido, tanto es así que las asambleas no se conformaban con hablar con él por teléfono. Torrejón exigió verlo en persona y escucharlo de viva voz... dijo que no podía asumir que todo el colectivo se convirtiese en reo de sedición, con penas de cárcel, bienes embargados, cuentas intervenidas... Aún no se sabe cuál fue el trato, yo lo desconozco. Ah, la reivindicación era ten sencilla como que AENA se aviniera a negociar, simplemente a negociar el convenio. Por cierto ¿qué oscuros intereses mueven a Pepe Blanco para sacar el decreto justo el viernes del puente? ¿quién usó a los pasajeros de rehenes? ¿cuál era el objetivo recuperar el servicio o represaliar a los controladores? ¿Dónde cóño estaba Zapatero?, en la cumbre de Iberoamérica no, pero ha desaparecido. Este ZP no tiene gónadas, ni masculinas ni femeninas que las dos valen igual.

Ahora si me permites la escatología pues estamos cagados vivos con el montón de denuncias expedientes y procesos penales...pero eso lo sabíamos de antes. Todo un colectivo de privilegiados conociendo estas consecuencias tan tremendas se ha lanzado a tumba abierta a esta huelga que ciertamente ha sido salvaje... ¿tu crees que ha sido por frivolidad? ¿que voy a correr ese riesgo por más pasta? Desde luego que no. Ahora a cierta gente que tiene tanta sed de venganza justiciera le haré llegar una foto de cuando a mi marido lo enchironen (ojalá que no ocurra) y otro de cuando tenga que vender mi casa para pagar las multas (que ojalá no sean muy bestias) No tenemos ni idea de lo que puede pasar pero nos estamos poniendo en el caso peor, ya veremos. Sólo pienso que tenemos muchos años más por vivir y dos hijos que criar y que tenemos que hacerlo lo mejor posible y no en una nube de angustia y ansiedad...Ya sé que todo esto es muy yoyoyoyoy y más yo pero bueno si te interesa ya tienes la historia desde el otro lado. Por supuesto no somos los más desgraciaditos del país ni muchísimo menos, vivimos o vivíamos muy bien y por el momento a mi casa van a venir unos reyes generosos sólo quería que vieras que las cosas no son como las cuentan. Ah... la gente se piensa que el recorte de derechos fundamentales sólo afecta a los controladores, me parto, vamos a celebrar la constitución es estado de alarma ¡olé por el gobierno! que podía haber resuelto esto muy fácilmente por las buenas.

Te cuento otra mini anécdota que ilustra muy bien cuál ha sido la situación, hay parejas que los dos tienen la desgracia de ser controladores, esto a día de hoy es una desgracia, y tienen niños pequeños. Yo me ofrecía a cuidar en mi casa todos los niños que hiciera falta para que no les pasara como a estos dos estupendos amigos que tuvieron que salir corriendo en la madrugada del viernes con una niña de cuatro y otra de dos a dejarlas en casa de unos familiares en Tarragona para que si venían los polis las niñas no acabasen en los servicios sociales.