Maldekstra Kolono
Informa bulteno internacia pri lukto kontraû la faŝismo

Easyjet turcochipriota

15.09.2010

La lista de estados miembros de la Unión Europea es:

Apreciará el ojo atento que Turquía no es miembro y que Chipre sí. Turquía no es miembro, entre otras cosas, porque uno no puede entrar a formar parte de la Unión Europea mientras esté ocupando territorios ajenos, estatus en el que se reconoce a Turquía desde que en 1974, fieles a lo peor de la tradición otomana, decidieran matar, vejar, violar, y ya puestos acampar en la mitad norte de la isla. Era la Operación Atila -cariño que tienen los militares a los nombres sanguinarios-, una invasión preventiva ante el reciente golpe de estado en Chipre que, según Turquía, amenazaba a la minoría turcochipriota de la isla dado que los golpistas reclamaban una aceleración de la enosis.

Desde aquel día la UE sólo reconoce a un Chipre, la parte no invadida por los turcos que va desde la punta sur de la isla hasta el último muro de Europa, la Línea Verde, vigilada por soldados de la ONU y que pasa por Nicosia, la capital, partiéndola en dos. La parte norte, según la misma UE, no es ni Turquía ni Turcochipriolandia, sino zona ocupada. La Chipre libre entró en la Unión Europea en 2004.

Si Turquía entrara en la Unión Europea, el territorio ocupado -autodenominado República Turca del Norte de Chipre, y solo reconocido por Turquía-  quedaría legitimado. Y aunque a la mayoría de los ciudadanos europeos les importe poco, para los 150.000 chipriotas que fueron sacados a patadas -en el mejor de los casos- de sus casas será como escupirles en la cara.

Pero esta situación que para la UE está política y geográficamente clara es ignorada por EasyJet, compañía aérea de bajo coste y pequeño cerebro. Ayer acababa su semana de visita a Barcelona un amigo chipriota que vive en Canadá desde hace diez años. Cada año viaja a Chipre, con escala en Londres, para ver a su familia. Ayer volaba desde Barcelona a Londres para volver al trabajo en Vancouver. Pero por primera vez en su vida tuvo que pasar por la humillación de ser cuestionado su pasaporte, pidiéndole para ir a Londres un visado que como ciudadano europeo no necesita.

Después de explicarle a la empleada de faturación que Chipre pertenece a la Unión Europea, esta llamó a su compañera que tampoco lo tenía muy claro. "¿Eres de Chipre Norte o de Chipre Sur?". La empleada tenía en su manual dos países que no existen, y un pasaporte bajo el sospechoso nombre de República de Chipre no le inspiraba ninguna confianza. Mi amigo, en la memoria de cuya familia aún duele la expulsión de sus tierras por las tropas turcas, tuvo que explicarle a los empleados de EasyJet que, con turcos o sin ellos, Chipre sigue siendo Chipre.

</embed>