Maldekstra Kolono
Informa bulteno internacia pri lukto kontraû la faŝismo

Nomenclator e hiperenlaces

24.06.2009

En eso que te levantas y repasas la noche de San Juan, la conciencia tiene esas cosas, en busca de posibles actos de los que te puedas arrepentir. Estoy limpio, creo. Y entonces recuerdas que ayer conociste a la hermana de tu amigo Yangos, y que la fuisteis a buscar su casa, o a la casa donde se aloja desde que la semana pasada llegara en Barcelona, y que estuvistes dando vueltas con el coche, porque no encontrabas su número exacto. Y dispuesto a ver en qué fallaste abres un mapa online cualquiera, y dices “ajá, ajá, correcto, subes por Gran Vía de Carlos III y…”, y descubres el paseo Manuel Girona, que te inevitablemente te evoca a Jordi Girona, por su aparente cercania parental pero también geográfica. Y recuerdas que Jordi Girona es la calle de la UPC, como todo el mundo sabe, y que lo que no todo el mundo sabe es que la que fue tutora de tu Proyecto de Final de Carrera está casada (y casi co-trabaja) con nosequé Girona, y que el tal nosequé Girona es director nosequé del Marenostrum (supercomputador) o del BSC (centro de supercomputación que aloja al Marenostrum), ambos casualmente ubicados en la calle Jordi Girona. Y al recordar esto te preguntas como es que nunca has mirado quién fue Jordi Girona (seguramente lo hiciste pero ya no lo recuerdas), así que te pones por faena y ves un “poyaque” clarísimo, así que buscas “Jordi Girona Manel Girona” (y pones Manel en vez de Manuel por que si Jordi es Jordi, no ves porque el primo, teniendo en calle en Barcelona y siendo probablemente burgués del siglo XIX, se iba a llamar Manolo). Internet es tu amigo y te da respuestas, y tu pinchas en la primera, que curiosamente es en inglés. What’s the point no lo sé, pero si buscas “jordi girona manel girona” y vas a tener suerte, te sale un bárbaro que se preguntó lo mismo que tú pero un año antes (nota mental: así no inventarás nada). Y oh, paradoja, resulta que no solo Manel no es Manel, mas Manuel Girona i Agrafel (no lo veo nada claro), sino que Jordi no es Jordi sino Jorge Girona Salgado (este sí), un golpista del 36. Y se pregunta nuestro guiri como es que un franquista tiene una de las calles más emblemáticas de Barcelona, y en ese punto abandonas al guiri y te pones a investigar las perversas conexiones de la burguesía de diagonalparriba.

Y empiezas por Manel Girona, por que en el mundo hay dos tipos de persona y yo me como el chocolate al final. Manel Girona era banquero, y en su día crea el Banc de Barcelona, financia la red ferroviaria, el puerto de Barcelona, el Liceo, la Universidad de Barcelona y la Exposición Universal del 1888. Como el hombre es rico y bien avenido, esdevé alcalde de Barcelona, y desde allí crea la Cambra de Comerç y muchas cosas más. Luego obtiene un puesto de diputado conservador, y como no ha tenido suficientes experiencias se introduce, matrimonio mediante, en una familia de perlas. Se casa con la hija de otro banquero: Manuel Vidal i Quadras, oh dios mio oh dios mio. El hombre estira la pata en el 1905.

Y luego tenemos al Jorge. Voy al nomenclator y leo que nació en 1903, ue efectivamente participó activamente en la preparación de la insurrección militar del 18 de julio de 1936, y que lo asesinaron ese mismo año. La calle, dice el nomenclator, está situada en un lugar donde sus familiares tenian propiedades.

Así que si los Girona tienen propiedades en la calle Girona, y el marido de mi tutora es de la directiva del Marenostrum, que a su vez está en una antigua capilla, que ahora es del rectorado pero que antes era de un banquero… como se llamaba ese banquero?

Sin embargo la conexión entre Jorge i Manel sigue sin aparecer. Pero si el nomenclator nos dice que los Girona tienen propiedades en Jordi Girona, y Manel Girona está unas calles más para allá, es de suponer que la familia (y el marido de mi tutora) vive en Pedralbes (o no) y que efectivamente ambos son abuelo y nieto, por ejemplo. Y a la pregunta de cómo es posible que el ayuntamiento le mantenga una calle a un franquista, catalanizando el nombre para disimular, la respuesta está en el pastizal que el abuelo, y quizás la familia a posteriori, se han dejado en la ciudad a base de negocios y… ejem… donaciones. Digueu-me malpensat.